¿Os imagináis estar ahí? ¿En esa hamaca?¿Sin ninguna preocupación?

Uno de los síntomas que tengo de mi ansiedad son los pensamientos negativos, recurrentes y repetitivos, que generalmente se presentan nada más despertarme debido al pico de cortisol (ya hablaré más adelante sobre el cortisol y sus funciones) que tenemos en el momento de despertarnos. Generalmente no suelo tenerlos desde que estuve en terapia, pero en momentos de estrés, vuelven! Esos pensamientos siempre tienen la misma forma: un accidente de alguien cercano. Unos días puede darme por pensar que mi madre se cae en la ducha y que está sola en casa o que mi pareja tiene un accidente de moto. La verdad es que nunca me da por pensar que me toca la lotería para poder irme a Maldivas!!!

Este tipo de pensamientos los tengo desde que era pequeña. Mi padre se levantaba muy temprano para ir a trabajar a 40 Km de dónde vivíamos pasando por una carretera con un índice de accidentes considerable, así que cuando me despertaba lo primero que hacía era comprobar si a esa hora ya estaría trabajando o aún conduciendo. Si era lo primero no pasaba nada, pero si era lo segundo me quedaba en cama con los músculos agarrotados hasta que llegaba la hora en la que mi padre empezaba a trabajar. Nadie había llamado para avisar de un accidente…bufff!!!…primera tensión del día superada.

Otras veces me despertaba sobresaltada con una taquicardia porque el ruido que acababa de oír creía que era mi madre atragantándose con el desayuno, cuando en realidad era mi madre moviendo la silla para sentarse y desayunar…

Cuando decidí ponerme en manos de mi psicóloga (una psicóloga fantástica) años después y me aplicó la maravillosa Terapia Cognitivo-Conductual (también hablaremos de ella) esos pensamientos desaparecieron, sí!!!! desaparecieron por completo durante mucho tiempo!!!! años!!! Esa increíble sensación de despertarse tranquil@ no hay dinero que la pague!!

Pero desde hace un tiempo cuando paso por algún periodo de estrés o un pico de ansiedad, vuelven y aparecen casi cada mañana durante ese periodo y ahí es cuando viajo a Maldivas! Como aquel que no quiere la cosa, de mañana me voy a Maldivas y vuelvo en unos minutos para seguir con mi vida. ¿Qué os parece?

Cada vez que veo una imagen de esas casitas de madera sobre el agua, arena blanca, ese agua tan azul y tan transparente, y que tiene que estar calentita (no como mi adorado Atlántico, que es maravilloso, pero frío como él solo!)…qué ganas de ir!

Y aquí está mi truco para poder combatir esos pensamientos calamitoso-mañaneros…Casualmente estaba un día leyendo una revista de viajes y apareció una de esas imágenes de las islas y me imaginé allí, con el calorcito, el sonido de las olas, el olor al mar, el sol tocando mi piel, sin preocupaciones, sobre una tumbona mullida de tela blanca (las típicas)…y en ese momento me trasladé allí, conseguía abstraerme de mi sillón y me fui a Maldivas. Realmente, conseguí aunar un montón de buenas sensaciones y percepciones en una imagen y conseguí una sensación de tranquilidad genial. Así que cada vez que me viene uno de esos pensamientos, mi mente automáticamente me transporta a Maldivas. Es algo que mi mente ya hace sola, de manera mecánica, a base de practicar!!

Tú también puedes hacerlo. Busca una imagen de un lugar que te guste, hayas estado o no. Pueden ser Maldivas, Bora Bora o una cafetería que te encante. Concéntrate en todos los detalles de la imagen, recuerda sensaciones: olores, sonidos, que puedas aplicarle y trabaja en unir todas las percepciones con la imagen. Crea tu situación perfecta…et voilà!! Puedes usarla en caso de pensamientos negativos, ataques de ansiedad o cuando tu jef@ tenga un mal día.

Contadme qué trucos utilizáis vosotros para superar estos momentos.

Impactos: 57


10 comentarios

Carmen · 20/10/2019 a las 19:36

Enhorabuena por este estreno en el mundo virtual. Ya verás como te engancha. Y bienvenida al club! +

    admin · 20/10/2019 a las 20:23

    Muchas gracias Carmen! Y más viniendo de una gran bloguera como tú.

Maite · 24/10/2019 a las 07:45

En Pilates, lo mejor para mi, por mi ritmo de estres y el contrareloj diario, eran los 10-15 minutos de relajación. Sólo aquel profesor hacía que viajaste. Hay que tener en cuenta que estás en el suelo y en una sala con 7 personas más. Era mágico. Su voz y sus formas hacían que me olvidara hasta de quien era. Te hacia sentir, oler y oír. Me identifico contigo y te felicito por este “rincón” personal. Besos!

    admin · 24/10/2019 a las 18:12

    Muchas gracias! Sólo espero poder ayudar!Un beso!

Teresa /Miss Slower · 03/11/2019 a las 08:58

Pensamientos que provocan emociones. Ahí está uno de los puntos claves en el manejo de la ansiedad .Ya sabes Tamara: nuestra mente puede ser nuestra mayor enemiga o nuestra mejor aliada ‘¡Que contenta y orgullosa estoy de ti!

    admin · 03/11/2019 a las 13:53

    Sabes que no sería capaz de hacer ésto estando tan bien como estoy ahora, si tú no me hubieses enseñado el camino. Nunca podré agradecértelo lo suficiente. Eres una profesional como la copa de tu castaño lamedor.

Veda · 07/11/2019 a las 15:58

En la playa! Escuchando el va y ven de las olas, el olor a mar…aire puro! Y escuchando música🎶🎼 Ésta no puede faltar💕 Gracias!

    admin · 07/11/2019 a las 16:49

    Gracias Veda!Un beso enorme!

Un viaje sensorial – Paseando con mi ansiedad · 04/04/2020 a las 10:01

[…] acordáis de mi primer post? ¡¡Cómo viajar gratis a Maldivas!!. Hace ya casi 6 meses…Y nada mejor que usar este truco para transportarnos a lugares […]

Síntomas – Paseando con mi ansiedad · 05/09/2020 a las 08:59

[…] 2-Síntomas cognitivos: La preocupación constante, los pensamientos catastróficos, problemas de memoria y dar excesiva importancia a hechos sin importancia, agobio, problemas de concentración, dificultad para tomar decisiones, pensamientos obsesivos, sensación de vacío, miedo a perder el control son los principales síntomas cognitivos. Sin duda, cualquier persona que sufra ansiedad vive sumido en una preocupación constante, siempre tendiendo a los pensamientos catastróficos ante cualquier cosa que pueda suceder. Todos estos síntomas los arrastré durante años y soy capaz de controlarlos casi todos. El que más me afecta es la pérdida de memoria. Hay temporadas en las que no recuerdo casi ni mi nombre. Me olvido de todo y en el trabajo necesito tener una libreta para apuntarlo todo. Aún así procuro tomármelo con humor. Los pensamientos catastróficos los controlo con la técnica que os conté en mi primer post. ¡¡Cómo viajar gratis a Maldivas!! […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *